FANDOM


thumb|300px|rightTelemedicina: un medio diagnóstico para Retinopatía Diabética.

Nancy Frias

En México se registra un aumento de las enfermedades no transmisibles, entre las que se encuentra la diabetes, como consecuencia del envejecimiento de la población y del incremento de los riesgos asociados a la industrialización y la urbanización, a estos fenómenos se les ha denominado como problemas emergentes, que afectan tanto a las poblaciones de ingresos altos, ingresos medios y a los pobres.5

La Diabetes Mellitus es definida como un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por hiperglucemia, a consecuencia de defectos en la secreción de insulina, en la acción de la insulina o ambos. 1

La retinopatía diabética (RD) es una complicación microvascular crónica específica de la diabetes, que afecta los vasos de la retina. Es una causa importante de pérdida visual en adultos, con consecuencias médicas, sociales, y financieras significativas; es la causa más frecuente de casos nuevos de ceguera entre los 20 y los 74 años, en una serie nacional representó la causa más frecuente de pérdida visual monocular y ceguera legal entre los 16 y los 60 años. 9

En España la Diabetes Mellitus (DM) está entre la cuarta causa de muerte prematura en mujeres y la octava en hombres y comporta un importante deterioro de la calidad de vida de las personas que la padecen. Es la primera causa de inclusión en programas de tratamiento sustitutivo renal (diálisis y/o trasplante) la primera causa de ceguera en adultos, la primer causa de amputaciones no traumáticas de miembros inferiores y multiplica por 2-4 la posibilidad de cardiopatía isquémica y trombosis cerebral6

En México, la encuesta nacional de salud (ENSA 2000) estimó en adultos la prevalencia de Diabetes en 8.7%. La Diabetes tuvo variación regional de 8.1% en el centro, a 9.6% en el norte del país. En el año de 1992 y 1993 se realizo un estudio transversal en una comunidad urbana de bajos recursos económicos de Monterrey México. En donde se encontró que la prevalencia de diabetes tipo 2 fue significativamente más alta (14.1), el límite inferior de confianza quedó por encima del reportado por la ENSA 2000. La prevalencia de prediabetes y de diabetes tipo 2 resultó más alta que la de la población equivalente en la ciudad de México, incluso se encontró que el índice de masa corporal no explica la elevada prevalencia de Diabetes. Lo cual reafirma que la Diabetes Mellitus es una enfermedad que afecta tanto a la población de ingresos altos como la de bajos ingresos.2 La prevalencia de la diabetes sigue ascendiendo en todo el mundo. En 1985 se estimó que existían 30 millones de personas con diabetes y para 1995 esta cifra ascendió a 135 millones y para el año 2025 se calcula será de 300 millones aproximadamente.5 Es preocupante que en personas jóvenes se está presentado con mucha frecuencia porque en ambos sexos es superior al 20%.4

La población en México de personas con diabetes fluctúa entre los 6.5 y los 10 millones (prevalencia nacional de 10.1% en personas entre 20 y 79 años). México ocupa el décimo lugar de diabetes en el mundo y se estima que para el 2030 tenga el séptimo puesto7

En Puebla la Prevalencia de diabetes en adultos de 20 años (ENSANUT 2006) o más es de 6.3%, siendo menos elevada en mujeres (5.8%) que en hombres (6.9%). 7

De acuerdo al último levantamiento de la Encuesta Nacional de Nutrición ENSANUT, la prevalencia de Diabetes Mellitus en México en el 2007 fue la primera causa de mortalidad general tanto en hombres como mujeres (12% y 16% respectivamente), muchas de ellas relacionadas a complicaciones por falta de atención y cuidados adecuados.8

A pesar de la alta prevalencia se ha informado una falta del diagnóstico de la RD, hasta un 81% principalmente por falta de programas de detección para esta complicación que es asintomática en gran parte de su evolución natural. Cuando la RD se detecta y trata oportunamente se evita mas del 90% de la pérdida visual que puede ocasionar. 3

A pesar de que la normatividad nacional establece que el diabético tipo 2 debe referirse para evaluación del fondo del ojo al momento del diagnóstico, una proporción alta de los pacientes diabéticos son enviados al oftalmólogo en forma tardía. A este retraso se agrega como problema de salud el diferimiento de consulta en los servicios de Oftalmología a nivel nacional.9

El retraso en la referencia deriva de la dificultad que implica contar con un adecuado entrenamiento en la exploración del fondo del ojo durante la carrera de Medicina y de la percepción de que la retinopatía diabética es equivalente de deficiencia visual. Ambos factores motivan que muchos pacientes con función visual “normal” no sean referidos al Oftalmólogo, ni evaluados para detectar retinopatía.9

Este déficit se ha atribuido a una variedad de factores tales como las barreras socioeconómicas (Por ejemplo, nivel de ingresos seguro de salud deficiente y al tiempo fuera de trabajo), las barreras del sistema de salud (por ejemplo un sistema inadecuado de referencia especializados, un numero de insuficiente de proveedores de cuidado de los ojos y la financiación insuficiente de la salud pública), y de educación /barreras culturales (por ejemplo, nivel de educación, ignorancia sobre la salud, las barreras lingüísticas y la competencia de las tradiciones curativas no médico) .13

Algunos de estos problemas pueden ser superados mediante la incorporación de cribado de la retinopatía en las prácticas de atención primaria, utilizando la evaluación de telemedicina.13 De acuerdo Pérez Pastén E y cols. 2008 la definición del comportamiento para la solución de problemas es “un comportamiento aprendido que incluye generar un conjunto de estrategias potenciales para la resolución de problemas, seleccionar la estrategia más apropiada, aplicar la estrategia y evaluar la efectividad de la estrategia”.8

La detección de retinopatía diabética es el procedimiento médico con una relación costo/efectividad más alta en Medicina y en nuestro medio, la proporción de pacientes con retinopatía en que podría intervenirse para evitar la pérdida visual supera el 90%.9

En promedio, un retraso de 4 a 7 años en diagnosticar una DM2 se traduce en que el 20% de los pacientes presentan alguna evidencia de complicación microvascular o neuropatía diabética al momento del diagnóstico.1

La prevalencia de la Retinopatía Diabética en mexicanos con DM tipo 2 es del 42% al 50% contra un 33.4% en México-americanos y un 18.2% a 28.8% en blancos no hispanos. Nuestra prevalencia de la RD proliferativa es del 5.65% al 9.37% muy por arriba del 0.9% en blancos no hispanos, en personas con DM2 de menos de 5 años, 15.1% en personas que tienen DM de más de 15 años y mas semejante en México-americanos con un 5.6%. 3

Los pacientes diabéticos con una evolución entre 5 a 10 años tienen 2 veces más probabilidad de desarrollar retinopatía diabética (IC 95% 1,62-2,45), comparados con los diabéticos con menos de 5 años de evolución de la enfermedad. Esta probabilidad asciende hasta 5,48 veces (IC 95% 4,33-6,93) en los de más de 15 años de evolución. Tras 20 años de evolución de la enfermedad, prácticamente el 100% de los pacientes con DM tipo 1 y el 60% de los pacientes con DM tipo 2 presentan retinopatía diabética (15% en el momento del diagnóstico de la DM)6


La aparición y severidad de las complicaciones crónicas microvasculares (retinopatía, nefropatía y neuropatía) viene determinada en mayor medida por el grado de control glucémico, mientras que el desarrollo de complicaciones macrovasculares (cardiopatía isquémica y enfermedades cerebrovasculares) depende más de la presencia asociada de otros factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, dislipemia, tabaquismo y obesidad) que del grado de hiperglucemia.6

El cribado anual de la retina de los pacientes diabéticos es la práctica clínica estándar para prevenir el deterioro visual y ceguera por retinopatía diabética. El Examen tradicional de la retina por oftalmoscopio usual requiere la dilatación de las pupilas, una técnica especializada, y la visita a un oftalmólogo u optometrista separados de la consulta primaria.13 La evaluación del fondo del ojo para detectar retinopatía requiere de midriasis farmacológica. Se ha reportado que sin midriasis la sensibilidad de la detección bajo oftalmoscopía directa disminuye en 50%.9

Una vez que una cámara digital de la retina se adquiere por un centro de atención primaria, el personal de la clínica pueden ser entrenados para usar la cámara, y la evaluación a distancia de imágenes en la retina por los especialistas del cuidado del ojo se puede realizar de forma fiable. El proceso de selección puede ser más simple y más rentable que el envío de los pacientes a la consulta con el especialista oftalmológico, para obtener una evaluación. Esto incluye un sistema en que las cámaras no midriáticas se utilizan para capturar imágenes de la retina sin dilatar las pupilas o sistemas en los que las imágenes se toman con un midriático o retinografo no midriático digital.13

En ambos casos la calificación debe realizarla un oftalmólogo; en el caso de la evaluación fotográfica sería recomendable emplearla para evaluar a los pacientes diabéticos recién diagnosticados, que en caso de no presentar alteraciones podrían ser vigilados en forma anual mediante el mismo procedimiento, como se ha reportado en Singapur.9

La ventaja de la evaluación fotográfica es que permitiría depurar de la consulta oftalmológica a los pacientes sin retinopatía, con lo que la oportunidad de atender a los pacientes que requirieran intervención aumentaría en el corto plazo.9

La población cada vez mayor de pacientes con diagnóstico reciente de diabetes está dando lugar a un aumento significativo de la demanda de servicios de la evaluación de la retinopatía diabética.14

La telemedicina, utiliza imágenes digitales de retina en el consultorio del médico de atención primaria, ésta puede ser una alternativa lógica potencial para los pacientes que han sido incompatibles con el examen tradicional cara a cara por un oftalmólogo. La Oftalmología es especialmente idónea para la telemedicina, ya que es una especialidad muy visual con imágenes digitales intensas que se transmite fácilmente por medios electrónicos. La retinopatía diabética es fácilmente diagnosticada con imágenes digitales, la evaluación a distancia para la retinopatía diabética constituye un modelo ideal para las iniciativas de cribado en telesalud y, de hecho, se ha convertido en uno de los usos más comunes de la telemedicina en la oftalmología. Con este enfoque, se obtienen imágenes de la retina en el consultorio del médico de atención primaria y técnicas telemétricas que se transmiten a un centro de lectura a distancia para la interpretación, ya sea un lector entrenado o un médico. El informe con los resultados entonces se retransmite de nuevo al médico de atención primaria con una recomendación sobre la necesidad de referencias. Un beneficio adicional de evaluación de la retinopatía diabética en la atención primaria es que el médico de atención primaria pueda utilizar los resultados de la evaluación para fomentar un mejor control glucémico y una mayor participación en el cuidado de la diabetes de sus pacientes en general.14

Según la Asociación Americana de Telesalud y Telemedicina da recomendaciones practicas para la retinopatía diabética, los objetivos de un programa de telemedicina ocular de la retinopatía diabética debe incluir (1) un mejor acceso al diagnostico y tratamiento de la retinopatía diabética ,(2) reducción de la incidencia de pérdida de la visión debido a la RD, (3) reducido el coste de la identificación de pacientes con retinopatía diabética, (4) promoción de telesalud para mejorar la eficiencia y la efectividad clínica de la evaluación, diagnóstico y tratamiento de la RD y (5) promoción de telesalud para mejorar la disponibilidad, calidad, eficiencia y costo-efectividad de la evaluación a distancia para diabéticos retinopathy.14 Además, un principio rector para los programas de telesalud ocular debe ser que los pacientes son conscientes de que una evaluación de retina por teleoftalmología puede ser útil para la evaluación de la retinopatía diabética, pero no es un sustituto de un examen ocular completo por un optometrista.14 Hay varias categorías de validación que se han propuesto por la Asociación American de Telemedicina y Telesalud para la RD:

Categoría I sistemas validados: son capaces de separar a los pacientes de forma fiable con nula o mínima retinopatía diabética no proliferativa de pacientes con niveles más severos de la enfermedad. Estos programas están diseñados para referirse a todos los pacientes con más RD para la evaluación posterior realizada por un oftalmólogo

Categoría 2 de la validación de un sistema que indica con precisión identificar a los pacientes con la enfermedad que amenaza la vista incluyendo edema macular, la retinopatía no proliferativa severa. Los pacientes que se refiere este tipo de sistema en general, requieren un tratamiento rápido como láser o fotocoagulación. Categorías Superior de validación (categorías 3 y 4) son más amplias y generalmente no son necesarios para los programas de detección que no corresponden a la gestión efectiva del deterioro del ojo diabético. La cámara no midriática, monocromática de 45 grados es el estándar de oro para la detección de la RD proliferativa. La sensibilidad y especificidad fue de 78% y 86%, respectivamente, para la detección del grado de RD que requieran ser derivados (Z35 ETDRS nivel de retinopatía) o si no se referencia (nivel ETDRS retinopatía r20) .14

Las especificaciones para la compresión de la imagen, ancho de banda, encriptación, y mecanismos de control deben ser considerados de forma individual sobre la base de la necesidades de cada programa. Las estaciones de revisión en centros de lectura suelen estar equipados con software, incluyendo herramientas de procesamiento de imágenes, formularios personalizados de clasificación, recomendaciones e informes de referencia. La implementación exitosa a gran escala de un programa para la evaluación de RD en el ámbito de atención primaria en los Estados Unidos es posible y se ha logrado. Uno de estos programas utiliza DigiScope (NEUROMetrix, Waltham, MA), que fue diseñado específicamente para la atención primaria que facilite la derivación de los pacientes con retinopatía diabética. El instrumento es fácil de funcionar con menos de 1 hora de entrenamiento. Oficina de personal en la atención primaria el consultorio del médico adquirir las imágenes retinianas digitales en pacientes con diabetes que no tienen a un examen ocular en el pasado año.14

La mayoría de los sistemas de telemedicina son propiedad de los usuarios finales (centros de atención primaria) deben utilizar el software licenciado integrado en el sistema de imagen para su almacenamiento y transmisión de las mismas, en algunos casos, la compra del sistema puede requerir el uso de los costosos servicios de evaluación como de la imagen. El desarrollo de EyePACS ha sido impulsado por el deseo de simplificar el proceso de captura de imágenes, transmisión y almacenamiento, mantener la flexibilidad en cómo las imágenes son evaluadas, y para mantener el bajo costo. El sistema EyePACS puede acomodar imágenes digitales de la retina de una variedad de fuentes de la cámara. El protocolo utiliza Canon CR-DGI y Canon CR-1 camara no midriática que puede acceder al sitio Web EyePACS.13

En el programa EyePACS en Guanajuato, los médicos de atención primaria realizan la proyección de imagen. Para la certificación, los candidatos deberán presentar 10 juegos de imágenes que son de calidad adecuada para la clasificación antes de que puedan comenzar a capturar imágenes de pacientes diabéticos.13

El protocolo para imágenes específicas del programa EyePACS California incluye: 1. una imagen externa de cada ojo para una evaluación del la claridad de la córnea, tamaño de la pupila, y la claridad del objetivo; 2. tres campos de imagen interna de cada ojo: El campo principal incluyendo el disco óptico y la mácula, el campo de disco centrado en el disco óptico y el campo temporal incluyendo la mácula y la retina temporal a la mácula, y 3. no es necesario dilatar la pupila a menos que la pupila sea pequeña e inadecuada para obtener las imágenes.

Las imágenes de retina y los datos de los pacientes se pueden cargar en el sitio Web EyePACS cifrados en un ordenador normal con acceso a Internet de banda ancha. La tarjeta de memoria estándar de la cámara de retina se coloca en un lector de tarjetas típica conectado al equipo. Los requisitos técnicos mínimos para la conectividad eficiente a la Internet son (1) que permite subir imágenes a un sitio de Internet de confianza, (2) tener un mínimo de 128 KB / seg velocidad de conexión a Internet, y (3) permite una conexión a la liga Secure Socket a un cifrado de 128 bits en un navegador web (todas las versiones recientes de los principales navegadores Web incluyen esta función) para verificar la identidad de los usuarios al crear usuario y cuentas locales.13

EyePACS fue diseñado para reducir las barreras al acceso a los exámenes de la retina de los pacientes con diabetes. El uso de software basado en Web con licencia libre, interfaces estándar, flexible y protocolos ha permitido que los proveedores de atención primaria la adopte como medio de cribado de la retinopatía con el mínimo esfuerzo y recursos. EyePACS sigue desarrollándose como un sistema de Web 2.0, que proporcionan transmisión entre 24 interclinicas, servicios al paciente, y la educación clínica en una comunidad de rápido crecimiento.13



Aunque la telemedicina ha sido reconocida como una herramienta en la atención médica, la efectividad clínica y económica no ha sido claramente establecida. En la Universidad de Texas Rama Médica de Galveston (UTMB) se ha diseñado un sistema de teleoftalmología para la evaluación de la RD en pacientes con diabetes tipo 2 en el Departamento Correccional de Texas centro médico regional. En esta estrategia, los pacientes diabéticos de la prisión regional centro de atención médica se evaluó la agudeza visual utilizando la tabla de Snellen y estenopeica. Los pacientes fueron consecutivamente fotografiados utilizando una Topcon de almacenamiento y reenvío. El sistema se compone de una Topcon TRC-NW6S cámara no midriática, JVC color de tres ships CCD cámara de video, Windows 2000-basado en Intel Pentium III ordenador y el monitor, y Topcon IMAGEnet 2000 Lite. Este sistema captura de 45 °, 24-bit de color, 280 _ 1.024 imágenes píxel guarda como sin comprimir Archivos TIFF. Diez de 45 ° de campo sin dilatar se tomarán por ojo.17

El sistema fue elegido porque su diseño ergonómico, que aparecen en pantalla guías de alineación y de enfoque, y el mosaico software. El sistema también proporciona nueve puntos de fijación interna, permitiendo al operador para construir una imagen que muestra de manera eficiente la zona de la retina. El IMAGEnet es una herramienta de mosaico que permite la construcción automática un montaje de una aproximación º 75 campo de visión. En comparación con los pequeños campos de visión, la fotografía de gran campo también permite distinguir los niveles de la retinopatía. Un oftalmólogo UTMB examina el grado imágenes del montaje para la retinopatía diabética. 17 La telemedicina es una herramienta útil para mejorar la comunicación, accesibilidad y gestión. Esto sugiere que la telemedicina podría tener una influencia indirecta sobre los resulta cualitativos clínicos, tales como la calidad de mejoramiento de la atención y satisfacción del paciente.17


La mayor prevalencia, incidencia y acelerada progresión de la RD encontradas, deben llevarnos a: Diagnosticar tempranamente la RD a través de estrictos programas que incluyan la revisión del fondo ocular de todo paciente con reciente diagnóstico de DM 2. Además, realizar un diagnóstico temprano de la DM2 y llevar un estricto control metabólcio producirán una menor prevalencia, incidencia y progresión de la RD. El tratamiento de la diabetes debe estar encaminado a reducir los niveles de glucemia a valores próximos a la normalidad. Con ello se evitan descompensaciones agudas (cetoacidosis o síndrome hiperosmolar), se alivian los síntomas asociados, se minimiza el riesgo de desarrollar complicaciones macrovasculares y microvasculares (retinopatía, nefropatía y/o neuropatía) y, también, se reduce la mortalidad6

En Santa Cruz de Tenerefi en el año de 2008 se realizó un estudio con la finalidad de valorar la detección de retinopatía diabética utilizando como técnica de cribado el retinógrafo no midriático y evaluar los factores asociados en pacientes diabéticos de una zona básica de salud. En diabéticos con retinografía realizada en los primeros 6 meses de instauración del retinógrafo en el Centro de Salud en el 2004. En donde se analizó a 317 diabéticos mayoritariamente con DM2 (98,4%). La media del tiempo de evolución de la DM fue 6,87 ±5,97 años. Presentaba retinopatía el 11,04% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 7,59%-14,49%). El grado de severidad de ésta era leve en el 71,42%, moderada en el 20%, severa en el 2,85% y Proliferativa en el 5,71%. El 2,2% presentaba edema macular. Se llego a la conclusión de que la detección de retinopatía en los diabéticos fue del 11,04%. Dada la disponibilidad del retinógrafo, su simplicidad y su efectividad, se creyó que se debe consolidar como técnica de cribado en Atención Primaria.10

La detección precoz de los pacientes con retinopatía diabética (RD) susceptible de tratamiento, permitiría disminuir la incidencia de complicaciones oculares graves y pérdida visual severa, así como un ahorro en términos económicos. Por eso se recomiendan a los pacientes diabéticos revisiones oftalmológicas periódicas. La prevalencia de la Diabetes Mellitus en nuestro medio hace que la visita rutinaria de estos pacientes suponga un alto coste en recursos. Si el cribado de la patología diabética se realizase fuera de la consulta oftalmológica, se podría optimizar el uso de la misma para la patología más grave. El «gold Standard» según el «Early Treatment Diabetic rethinopathy Study» (ETDRS) para el cribado de la RD es el uso de 7 fotografías de fondo de ojo que demostró mayor sensibilidad y especificidad que el examen clínico con oftalmoscopia indirecta.11

En los Centros de Especialidades Periféricos del Área III. Se realizaron tres retinografías de 45 grados de cada fondo de ojo, una centrada en polo posterior, y otras dos más, cada una de ellas centrada en media periferia superior y nasal respectivamente. Además, y por motivo de seguridad y de identificación del paciente se realiza una cuarta fotografía del iris de cada ojo. Las retinografías y fotografías se realizaron con retinógrafos no midriáticos tipo TRC-NW6S de la casa TOPCON, conectados a la intranet del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA).11

Una vez realizadas las retinografías por un optometrista, un oftalmólogo de la unidad de retina y vítreo del HUPA evaluó las imágenes tomadas de cada fondo de ojo, para comprobar si las retinografías tenían la calidad adecuada y evaluar el estado de la retina del paciente. El oftalmólogo rellena un formulario tipo base de datos en la aplicación HP-Doctor versión 2.17.0.01 (Hewlett-Packard Español SA), que permite tanto generar informes clínicos (que eran enviados al médico solicitante de la exploración vía e-mail) como explotar los datos almacenados para análisis estadísticos ulteriores.11

Cuando el oftalmólogo detectó patología oftalmológica que requería exploración especializada, el paciente fue citado directamente en el hospital para realización de las pruebas diagnósticas complementarias correspondientes. Si las retinografías fueron no valorables el paciente fue citado para exploración funduscópica y los resultados introducidos en la aplicación informática. Con respecto a este estudio 1.393 pacientes diabéticos fueron citados en consulta para la realización de fotografías de fondo de ojo mediante cámara no midriática, de los cuales asistieron a la consulta 1.189 pacientes y se obtuvieron 1.048 pacientes con formularios telemáticos completos. Fueron incluidos 573 varones y 475 mujeres. Se realizó un estudio comparativo para observar el comportamiento de la RD respecto al tiempo de evolución de la DM. El 41,38% de los pacientes diabéticos de más de 15 años de evolución tenían algún grado de RD frente al 15,59% de los que tenían menos de 10 años de evolución. En los últimos años se ha venido estudiando la utilidad de las cámaras no midriáticas (CNM) con este objetivo, demostrando la misma eficacia que el ETDRS. El EURODIAB IDDM recomienda el uso de tres retinografías planas de 45º.11


En el año de 2006 en la provincia de Barcelona en la atención primaria del Anoja con una población asignada de 109.000 habitantes, de los cuales 5.608 son diabéticos, se realizó una encuesta telefónica para conocer la satisfacción de los pacientes diabéticos respecto a la atención primaria mediante consulta telefónica, que evalúa la accesibilidad, puntualidad, limpieza, tiempo dedicado, las explicaciones recibidas, el estar en buenas manos y la amabilidad de los sanitarios. Para conocer la satisfacción telefónica (pues todos los usuarios reciben una llamada en su domicilio para informarles del resultado de las exploraciones con retinografías).12

Se encuestó a 64 usuarios entre julio de 2006 y marzo de 2007, mediante el programa SPSSv.11. El 57,8% eran varones. La edad media fue de 65,2 años. La población de referencia cribada fue 926 usuarios, con una prevalencia esperada de satisfacción del 80%, una precisión del 2%, un error alfa del 5%, un 10% de posibles pérdidas y un nivel de confianza del 95%. 12

El 87,5% tuvo facilidad para que le dieran visita el día que deseaba. El 86% valoró la puntualidad como buena/ muy buena/ perfecta. El100% expresó la limpieza de la consulta como buena/ muy buena/perfecta. El 90,6% consideró que el tiempo dedicado en la visita era bueno/muy bueno/perfecto. El 76,6% consideró que había recibido explicaciones comprensibles de las exploraciones. El 90,6% tuvo la sensación de haber estado en buenas manos. El 93,7% valoró positivamente la amabilidad recibida. La media de satisfacción con las explicaciones telefónicas respecto al resultado de las exploraciones (independientemente de si esta era normal o patológico) fue de 7,88 (IC95%;7,4–8,36). El 70,3% de los usuarios preferían continuar realizándose las exploraciones en atención primaria.12




Referencias.


1.Joel Rodríguez Saldaña, Beatriz Mejía Pedraza. Diabetes Mellitus Tipo 2. Boletín Informativo. Instituto Nacional de Salud Pública y Secretaría de Salud. México. Agosto 2006. p.1 – p5 p.1</li>




  • 2.Lilia Cárdenas Ibarra, Jesus Zacarías Villareal Perez, Francisco Rocha Romero, Fernando Lavalle González, Dora E. Silva Luna, Juan Montes Villarreal. Prevalencia de diabetes tipo 2 e hipertensión arterial en adulto de nivel económico bajo de Monterrey, México. Medicina Universitaria 2007; 9(35): 64-67. ISSN 1665 – 5796.3.Elvia Rodriguez Villalobos, Ector Jaume Ramirez –Barbada, Fernando Cervantes- Aguayo, Enrique Vargas-Salado, Maria Elena Avalos- Muñoz. Incidencia y progresión de la Retinopatía Diabpetica en DM tipo 2 de 2 a 6 años. Diabetes Hoy para el médico y el profesional de la salud. Vo. V, numero 4 jul-agosto 2004. Pag 1262-127 4.Luis Alfredo Sandoval Báez, Maria Isabel Martinez Moreno. El SUIVE y la prevalencia de Diabetes Mellitus tipo II en Mexico hasta la semana 13 de 2009. Epidemiología. Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, Secretaria de Salud Mexico. ISSN 1405-2636. 5.Julio Frenk Mora, Enrique Ruelas Barajas, Roberto Tapia Conyer, Roberto Castañón Romo, Maria Eugenia de León-May, Guido Belsasso, Misael Uribe Esquivel, Eduardo Gonzalez Pier, Programa de acción: Diabetes Mellitus, Primera Edición 2001. Secretaria de Salud Mexico DF ISBN 970-721-001-X p.10- pp 16. 6. José Antonio Vazquez García, Estrategia de Diabetes en el Sistema Nacional de salud, Plan de Calidad para el sistema nacional de salud. Ministerio de sanidad y consumo Centro de publicaciones Madrid 2007. P 13- 38 7. Federación Mexicana de Diabetes AC. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 (ENSANUT) IDF, Atlas de Diabetes. Cuarta Edicion. http://www.fmdiabetes.org/v2/paginas/d_numeros.php 8. Zarenva Campos Castillo. Resolver problemas. Prevalencia de Diabetes Mellitus en México (ENSANUT) http://www.coned.org.mx/blog2/?p=45 9. José Adrian Rojas Dosal, Virgilio Lima Gómez . Retinopatía Diabética, El ejercicio actual de la medicina.http://www.facmed.unam.mx/eventos/seam2k1/2008/may_02_ponencia.html 10. Luis- Ruiz, M.T. Rufino – Delgado, E. Navarro- Brito y E. Real- Valcárcel. Telemedicina en Atención Primaria: evaluación de la retinopatía diabética en una Zona Básica de Salud. Centro de Salud de Taco. Gerencia de Atención Primaria Tenerife. Santa Cruz de Tenerife. España Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Santa Cruz de Tenerife. Gerencia de Atención Primaria. Servicio Canario de Salud. Santa Cruz de Tenerife. España. 2008. 11. Vleming E.N., Castro M., López-Molina M.I., Teus M.A. Estudio de prevalencia de retinopatía diabética en pacientes diabéticos mediante retinógrafo no midriático. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología España 2007. ARCH SOC ESP OFTALMOL 2009; 84: 231-236 ISSN 0365-6691&nbsp 12. Ma José García Serrano, Ángel Asensi Blanch, Josep Maria Farré Marimon, Ignasi Colomé Sabaté Maite Gras Miguel, Quima Saldias Ochandonera y Susana Juan Ezquerra. Satisfacción de los usuarios con el servicio de teleoftalmología con cámara no midriática para el cribado de la retinopatía diabética. Gac Sanit.2009;23(4):322–325. 26denoviembrede2008. On-line el 14demarzode2009 13. Jorge Cuadros, O.D., Ph.D.1 and George Bresnick, M.D., M.P.A. EyePACS: An Adaptable Telemedicine System for Diabetic Retinopathy Screening. Journal of Diabetes Science and Technology Volume 3, Issue 3, May 2009 © Diabetes Technology Society 14. Ingrid E. Zimmer-Galler, MD. Ran Zeimer, PhD. Telemedicine in Diabetic Retinopathy Screening. International Ophtalmology clinics. Volume 49, Number 2, 75–86 r 2009, Lippincott Williams & Wilkins p 75-83 15. Tillman F. Farley, Naresh Mandava, F. Ryan Prall. Accuracy of Primary Care Clinicians in Screening for Diabetic Retinopathy Using Single-Image Retinal Photography. Annals of family medicine.Vol. 6, NO. 5 Septiembre/octubbre 2008 p 428- 434. 16. Cathy R. Taylor, DRPH, MSN, RN. Lawrence M. Merín, BA, RBP. Amy M. Salunga, MSN, RN. Joseph T. Hepworth, Terri D. Crutcher, MSN, RN. Denis M. O’DAY, MD. Bonita A. Pilon, DSN, RN. Improving Diabetic Retinopathy screening Ratios Using Telemedicine-Based Digital Retinal Imaging Technology. The Vine Hill Study. Emerging Treatments and Technologies. Diabetes Care, Vol. 30, No 3, Marzo 2007. 17. Noriaki Aoki, MD. Kim Dunn, MD. Tsuguya Fukui, MD. J. Robert Beck, MD. William J. Schull, PHD. Helen K. LI, MD. Cost-Effectiveness Analysis of Telemedicine to Evaluate Diabetic Retinopathy in a Prison Population. Emerging Treatments and Technologies. Diabetes Care Vo. 27 no. 5 Mayo 2004. </li></li></li>
  • 2.Lilia Cárdenas Ibarra, Jesus Zacarías Villareal Perez, Francisco Rocha Romero, Fernando Lavalle González, Dora E. Silva Luna, Juan Montes Villarreal. Prevalencia de diabetes tipo 2 e hipertensión arterial en adulto de nivel económico bajo de Monterrey, México. Medicina Universitaria 2007; 9(35): 64-67. ISSN 1665 – 5796.3.Elvia Rodriguez Villalobos, Ector Jaume Ramirez –Barbada, Fernando Cervantes- Aguayo, Enrique Vargas-Salado, Maria Elena Avalos- Muñoz. Incidencia y progresión de la Retinopatía Diabpetica en DM tipo 2 de 2 a 6 años. Diabetes Hoy para el médico y el profesional de la salud. Vo. V, numero 4 jul-agosto 2004. Pag 1262-127 4.Luis Alfredo Sandoval Báez, Maria Isabel Martinez Moreno. El SUIVE y la prevalencia de Diabetes Mellitus tipo II en Mexico hasta la semana 13 de 2009. Epidemiología. Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, Secretaria de Salud Mexico. ISSN 1405-2636. 5.Julio Frenk Mora, Enrique Ruelas Barajas, Roberto Tapia Conyer, Roberto Castañón Romo, Maria Eugenia de León-May, Guido Belsasso, Misael Uribe Esquivel, Eduardo Gonzalez Pier, Programa de acción: Diabetes Mellitus, Primera Edición 2001. Secretaria de Salud Mexico DF ISBN 970-721-001-X p.10- pp 16. 6. José Antonio Vazquez García, Estrategia de Diabetes en el Sistema Nacional de salud, Plan de Calidad para el sistema nacional de salud. Ministerio de sanidad y consumo Centro de publicaciones Madrid 2007. P 13- 38 7. Federación Mexicana de Diabetes AC. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 (ENSANUT) IDF, Atlas de Diabetes. Cuarta Edicion. http://www.fmdiabetes.org/v2/paginas/d_numeros.php 8. Zarenva Campos Castillo. Resolver problemas. Prevalencia de Diabetes Mellitus en México (ENSANUT) http://www.coned.org.mx/blog2/?p=45 9. José Adrian Rojas Dosal, Virgilio Lima Gómez . Retinopatía Diabética, El ejercicio actual de la medicina.http://www.facmed.unam.mx/eventos/seam2k1/2008/may_02_ponencia.html 10. Luis- Ruiz, M.T. Rufino – Delgado, E. Navarro- Brito y E. Real- Valcárcel. Telemedicina en Atención Primaria: evaluación de la retinopatía diabética en una Zona Básica de Salud. Centro de Salud de Taco. Gerencia de Atención Primaria Tenerife. Santa Cruz de Tenerife. España Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Santa Cruz de Tenerife. Gerencia de Atención Primaria. Servicio Canario de Salud. Santa Cruz de Tenerife. España. 2008. 11. Vleming E.N., Castro M., López-Molina M.I., Teus M.A. Estudio de prevalencia de retinopatía diabética en pacientes diabéticos mediante retinógrafo no midriático. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología España 2007. ARCH SOC ESP OFTALMOL 2009; 84: 231-236 ISSN 0365-6691&nbsp 12. Ma José García Serrano, Ángel Asensi Blanch, Josep Maria Farré Marimon, Ignasi Colomé Sabaté Maite Gras Miguel, Quima Saldias Ochandonera y Susana Juan Ezquerra. Satisfacción de los usuarios con el servicio de teleoftalmología con cámara no midriática para el cribado de la retinopatía diabética. Gac Sanit.2009;23(4):322–325. 26denoviembrede2008. On-line el 14demarzode2009 13. Jorge Cuadros, O.D., Ph.D.1 and George Bresnick, M.D., M.P.A. EyePACS: An Adaptable Telemedicine System for Diabetic Retinopathy Screening. Journal of Diabetes Science and Technology Volume 3, Issue 3, May 2009 © Diabetes Technology Society 14. Ingrid E. Zimmer-Galler, MD. Ran Zeimer, PhD. Telemedicine in Diabetic Retinopathy Screening. International Ophtalmology clinics. Volume 49, Number 2, 75–86 r 2009, Lippincott Williams & Wilkins p 75-83 15. Tillman F. Farley, Naresh Mandava, F. Ryan Prall. Accuracy of Primary Care Clinicians in Screening for Diabetic Retinopathy Using Single-Image Retinal Photography. Annals of family medicine.Vol. 6, NO. 5 Septiembre/octubbre 2008 p 428- 434. 16. Cathy R. Taylor, DRPH, MSN, RN. Lawrence M. Merín, BA, RBP. Amy M. Salunga, MSN, RN. Joseph T. Hepworth, Terri D. Crutcher, MSN, RN. Denis M. O’DAY, MD. Bonita A. Pilon, DSN, RN. Improving Diabetic Retinopathy screening Ratios Using Telemedicine-Based Digital Retinal Imaging Technology. The Vine Hill Study. Emerging Treatments and Technologies. Diabetes Care, Vol. 30, No 3, Marzo 2007. 17. Noriaki Aoki, MD. Kim Dunn, MD. Tsuguya Fukui, MD. J. Robert Beck, MD. William J. Schull, PHD. Helen K. LI, MD. Cost-Effectiveness Analysis of Telemedicine to Evaluate Diabetic Retinopathy in a Prison Population. Emerging Treatments and Technologies. Diabetes Care Vo. 27 no. 5 Mayo 2004. </li></li></li>
  • ¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


    Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

    Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.